De todos es conocido el riesgo que entraña subir información personal a internet, pues una vez publicada, perdemos todo el control sobre la misma.

¿Es posible que si una persona se siente afectada por la información que circula por internet y que le afecta negativamente, pueda solicitar que la misma se elimine?, ¿qué debe hacer?

SENTENCIA DEL TJUE

En mayo de 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dictaminó que el tratamiento de datos realizados por los motores de búsqueda (herramienta que facilita al usuario de internet el acceso a determinadas páginas web) está sujeto a las normas sobre protección de datos de la UE y que las personas tienen derecho a solicitar que los enlaces a sus datos no aparezcan en los resultados de una búsqueda en internet realizada por su nombre. Esto se conoce como “derecho al olvido”.

CÓMO Y DONDE EJERCER EL DERECHO AL OLVIDO

Este derecho equiparable al derecho de cancelación de los datos, se ha de llevar a cabo en primer lugar frente al ente o persona que publicó la información.

No obstante, también podrá ejercitarse, según la citada sentencia, frente al motor de búsqueda que fue quien realizó la difusión universal de la información, muchos de los cuales, tienen ya habilitados sus propios formularios de solicitud.

Sin embargo, este “derecho al olvido “no supone una eliminación total y definitiva de la información que circula por la red, sino que simplemente afectará en los resultados de las búsquedas realizadas por el nombre de la persona afectada, esto es, la información sigue estando en internet, pero no aparecerá en caso de que se realice una búsqueda por el nombre de la persona que en él aparece. Sí aparecerá, si la búsqueda se realiza por otro concepto contenido en dicha información.